logo

BLOG

Tipos de planos arquitectónicos en construcción

planificación de un proyecto de arquitectura

Tanto en el mundo de la arquitectura como en el de la construcción, los planos arquitectónicos son la base de cualquier obra. Y es que son documentos que se encargan de ir guiando el trabajo de los arquitectos, los ingenieros y los constructores, y les permiten realizar su labor de una forma mucho más precisa. Hoy vamos a hablar de estos planos arquitectónicos, tanto de su importancia como de sus funciones y, además, de los diferentes tipos que hay. ¡Sigue leyendo!

Importancia y funciones de los planos arquitectónicos

Lo primero que debes saber sobre los planos arquitectónicos es que estos son la columna vertebral, el eje, de cualquier proyecto de construcción. En ellos, deben aparecer reflejados todos los detalles sobre las diferentes instalaciones, siempre a una escala que nos permita saber cuál será el tamaño real. Son claves en todas las fases de diseño y construcción de una vivienda, un local o cualquier otra obra. Y es que no solo funcionan como una guía para la construcción, sino que también nos ayudan a tomar decisiones, nos permiten estimar los costos que vamos a tener y, además, permiten que los profesionales se coordinen a largo plazo.

Más allá de servir de guía y permitirnos llevar a cabo una comunicación efectiva entre profesionales, también nos permiten llevar un registro histórico del diseño de la vivienda o del negocio. De esta manera, podrás llevar a cabo futuras expansiones o renovaciones siendo consciente de cuál era ese diseño original.

Y, por último, no podemos dejar de señalar que son esenciales a nivel legislativo, puesto que nos garantizan que el proyecto cumple con todas las regulaciones y códigos de construcción pertinentes.

Una vez visto todo esto, ¡vamos a pasar a analizar qué tipos de planos arquitectónicos podemos encontrar!

Planos de casa

Los planos de casa son básicos dentro de todos los planos arquitectónicos, y es que tienen toda la información relevante sobre la vivienda concreta. Es más, deben poder mostrarte cómo va a ser el resultado final tras la construcción, o permitirte ver sobre el papel esa vivienda en la que ya habitas. Pueden estar tanto en 2D como en 3D, pero deben mostrar siempre algunos parámetros clave: las longitudes de las paredes, el área tanto de la vivienda en sí como de cada estancia, la distribución…

La complejidad de este tipo de planos depende un poco de quien los diseñe, aunque lo habitual es que se busque la máxima simpleza. Cuando se realizan en 3D, suelen ofrecer muchos más detalles, y nos permiten ver a simple vista cómo quedará la vivienda terminada.

Planos de cimentación

Los planos de cimentación son cruciales en la construcción, ya que detallan las bases sobre las cuales se construirá el edificio. Incluyen especificaciones de la ubicación, tamaño, profundidad y diseño de los cimientos, como losas, pilotes o muros de contención. Estos planos son esenciales para asegurar la estabilidad estructural del edificio, mostrando cómo se distribuye el peso sobre el terreno. También pueden incluir detalles sobre drenaje, impermeabilización y otros elementos fundamentales para la integridad a largo plazo de la estructura.

Planos de detalle

Cuando se necesita profundizar aún más en el plano, se suelen usar los que se conocen como planos de detalles. Normalmente, se centran en una zona específica, como una habitación, o incluso en una parte concreta de una estancia. Y lo que hacen es ampliar ese emplazamiento, permitiéndote verlo todo sin necesidad de estar ampliando la imagen o entrecerrando los ojos. Por ejemplo, imagina que quieres ver con todo lujo de detalle cómo será una zona concreta del baño: con un plano así, te resultará mucho más sencillo. Se usan para ventanas, puertas, escaleras, estancias concretas… Y son muy útiles.

Planos de electricidad

Los planos de la electricidad de una vivienda suelen ser mucho más complejos y difíciles de comprender por todos aquellos que no son expertos. Y es que lo que verás es una gran cantidad de cables interconectados entre sí, como si de las venas de nuestro organismo se tratara, y cómo estos se distribuyen a lo largo de todo el espacio.

Planos de elevación

Cuando se busca conocer el emplazamiento concreto de una casa, verla como si estuvieras desde fuera de esta, es necesario lo que se conoce como plano de elevación. Sería mostrar cómo se ve el edificio desde fuera, y siempre desde el nivel del suelo. Es importante que este tipo de planos reflejen no solo la localización, sino también los materiales de los que se hará el revestimiento del edificio, productos que se usarán, las ventanas, las puertas, el techo… ¡Todo!

Planos de excavación

Como podrás imaginar, toda vivienda debe tener siempre una cimentación. Y, para colocar esta cimentación en el suelo, se debe realizar una excavación. La profundidad de esta dependerá en buena medida del edificio en concreto. Pero, se excave lo que se excave, siempre debe estar reflejado en estos planos.

Planos de fontanería

Sucede algo parecido a lo que ya hemos señalado con los planos de electricidad, y es que los planos de fontanería son bastante complejos. Normalmente, están pensados para que los profesionales puedan reconocer con facilidad la distribución de las tuberías, así como de las zonas de drenaje. Deben mostrar no solo las tuberías, sino cómo entra el agua a la vivienda y cómo sale. E incluso si hay depósitos de agua, también estos deben estar dibujados.

Planos de jardín

Si hablamos de edificios o casas que tienen zonas exteriores, sí o sí tendremos que preguntar por los conocidos como planos de jardín. Son parecidos a otros planos que veremos más adelante, los de situación, pero con la diferencia de que estos muestran con todo nivel de detalle las elevaciones, las plantas, si hay árboles, si hay zonas de agua…

Planos de sección

Los planos de sección son ligeramente más complejos de comprender los anteriores. Y es que lo que estos muestran es esas zonas de la vivienda que no son visibles a simple vista, ni desde el exterior ni desde una vista aérea. Por ejemplo, las columnas interiores que no se aprecien porque hayan sido tapadas por paredes exteriores, por ejemplo.

Planos de situación

En cuanto a los planos de situación, estos son unos de los más importantes. Porque te muestra una representación aérea de todo el terreno completo, así como de todas las estructuras que hay en su interior. Se pueden hacer tanto en 2D como en 3D, y no suelen tener demasiados detalles, puesto que eso se deja para otros planos. Aquí, la idea es que la persona pueda ver a simple vista la distribución real del terreno.

Planos de parcela

Por último, no podemos olvidarnos de los conocidos como planos de parcela, que muestran toda la información relativa al emplazamiento del edificio. Parte de esta puede que ya la hayas encontrado en los que hemos mencionado antes, los planos de situación, pero eso no implica que sean menos necesarios. Porque en estos podrás ver cuáles son los límites de tu propiedad, así como marcas que pudieran ser relevantes a nivel topográfico.

💡 Levantamiento de planos, lo que debes saber