logo

BLOG

Piedras más Usadas en Construcción

Ampliación de cámara frigorífica en nave industrial. Excavando

La elección de los materiales cuando se habla de la construcción de edificios es crucial. No solo porque influye en la durabilidad y en la funcionalidad, así como en la resistencia, sino también por cuestiones estéticas. Y es que lo primero que vemos en cualquier edificio es su fachada, es la primera impresión que recibimos. En ocasiones, es la que hace que un potencial comprador decida si realmente quiere vivir ahí o no. Hoy vamos a ahondar en algunas de las piedras que más se usan en el revestimiento de los bloques, así como en sus cualidades y sus ventajas, además de sus posibles desventajas.

Alabastro

El alabastro es una piedra translúcida, suave al tacto, y se destaca por su belleza delicada. Se utiliza principalmente en decoración interior debido a su capacidad para ser tallada con detalles finos. Su translucidez permite que la luz se filtre a través de ella, creando efectos visuales únicos. Sin embargo, es menos resistente que otras piedras, por lo que su uso en exteriores es limitado.

Arenisca

Una de las más conocidas es la arenisca, una roca sedimentaria que es fácil de utilizar y de manipular, algo que le ha granjeado mucha fama en el mundo de la construcción. Además, está disponible en una gran cantidad de colores, desde los más cálidos hasta otros más fríos. El aspecto que deja es muy natural, consiguiendo que la superficie se disimule con el entorno en muchas ocasiones, algo que muchos constructores valoran.

Basalto

El basalto es una roca de origen ígneo que se caracteriza, sobre todo, por su resistencia y por su durabilidad. Y es que esta piedra volcánica suele traer consigo asociada una elegancia innata, además de ser capaz de resistir muy bien el paso del tiempo. Suele presentar tonos bastante oscuros, y tiene una textura fina.

Caliza

Pasamos ahora a una de las rocas sedimentarias más usadas en el ámbito de la construcción: la caliza. Y es que no solo es fácil de extraer y de trabajar, sino que también está presente en una increíble variedad de colores. Normalmente, suele usarse en tonalidades más claras, naturales, y con texturas suaves. La habrás visto en una gran cantidad de edificios, desde los más antiguos hasta los más modernos.

Cuarcita

No podemos olvidarnos de la cuarcita, una roca metamórfica que deriva de la ya mencionada arenisca. En este caso, mejora aún más la durabilidad, y ofrece un diseño estético capaz de dejarte sin habla. Además, llama mucho la atención por tener una superficie muy brillante, además de ser resistente a la abrasión. Al resistir tan bien el calor, es perfecta para revestimientos exteriores, sobre todo en zonas muy cálidas.

Diorita

La diorita tiene origen ígneo, y es muy reconocida por resistir muy bien cualquier tipo de inclemencia meteorológica. ¡Además de su gran durabilidad! Por si eso no fuera suficiente, también tiene un color oscuro que la hace muy atractiva, así como un grano algo más grueso de la media. Es perfecta para todas esas edificaciones que requieren de cierta fortaleza.

Esquisto

En cuanto al esquisto, estamos hablando de una roca metamórfica que se forma mediante la transformación de lutitas. Estas lutitas son rocas sedimentarias muy finas, resistentes, y que se han usado durante siglos para fabricar tejas, ladrillos…

El esquisto ofrece, gracias a esa formación, una apariencia totalmente única. Además, el hecho de que se pueda dividir en láminas hace que sea perfecto para todo tipo de revestimientos, incluso cuando se quiere apostar por incorporar cierto ornamento.

Gabro

El gabro es una roca ígnea intrusiva, conocida por su textura gruesa y resistencia. Es similar al basalto, pero con una composición mineralógica más variada. Se utiliza en construcción para revestimientos y pavimentos, especialmente en áreas que requieren durabilidad y resistencia a la abrasión. Su aspecto oscuro y denso ofrece un contraste estético, ideal para aplicaciones modernas y minimalistas.

Granito

Del granito habrás escuchado hablar, sin lugar a duda. Y es que esta roca ígnea de grano grueso ofrece una de las mejores resistencias dentro de las piedras usadas en la construcción, algo que la convierte en una de las grandes preferidas. Es muy fácil de encontrar, cuenta con patrones únicos y es ideal para todo tipo de superficies, desde fachadas hasta suelos, e incluso encimeras de cocina.

Laja

La laja es una piedra sedimentaria cuya superficie es totalmente lisa, pese a que se encuentra estratificada. Es fácil hallarla en exteriores, gracias a que es capaz de resistir sin problema todo tipo de condiciones climáticas.

Mármol

Si hay una roca que haya sido apreciada por su belleza, su elegancia y su diseño, esa sin duda es el mármol. Y es que esas vetas que trae consigo, así como esos tonos, hacen que sea perfecto para aquellos espacios en los que se busca alcanzar un nivel de decoración superior.

Pizarra

Esta roca metamórfica, de grano fino, es una de las más famosas ahora mismo en cuanto a tejados y revestimientos. Y es que la pizarra no solo es fácil de dividir en láminas, sino que es muy duradera a largo plazo, además de resistir bastante bien tanto la lluvia como el frío y el calor.

Pumita

La pumita no es tan conocida como otras rocas ígneas, pero sí que es famosa en el mundo de la arquitectura por tener una textura muy porosa y ser ligera. No se suele usar a la hora de construir estructuras, pero sí como material de relleno.

Travertino

Y pasamos a hablar ahora de la última que queremos mencionar: el travertino. Esta roca sedimentaria se caracteriza por tener una gran cantidad de cavidades y agujeros, y lleva usándose desde hace siglos. Lo que la hace más popular es su curiosa apariencia, y eso hace que esté presente en muchos suelos y paredes, a modo de revestimiento.

Clasificación por tipo de roca

No queremos terminar este post sin hablaros de la clasificación que hay de rocas según tipo, para que así puedas conocer un poco más sobre cada una de ellas.

Rocas ígneas

En primer lugar, queremos mencionar las rocas ígneas; todas ellas se forman a partir del enfriamiento y la solidificación del magma. Son muy resistentes y duraderas, de ahí que se usen sobre todo para edificar estructuras. Algunas de las que hemos mencionado son el granito, el basalto, la diorita o la pumita.

Rocas sedimentarias

Por otra parte, encontramos las conocidas como rocas sedimentarias. Como su propio nombre indica, provienen de la acumulación de sedimentos a lo largo de una gran cantidad de tiempo. Lo que las hace más populares es lo fáciles que son de extraer, así como las apariencias y colores tan diferentes que tienen estas rocas. Algunos ejemplos de esto serían la caliza, la laja, la arenisca y el travertino.

Rocas metamórficas

Y, por último, hemos de mencionar las llamadas rocas metamórficas. Estas reciben este nombre porque, bajo temperaturas altas o presión, son capaces de experimentar transformaciones tanto físicas como químicas. Las más conocidas son la pizarra y, sobre todo, el mármol, reputado por su diseño, elegancia y textura.

Hasta aquí algunas de las piedras para construir casas y edificaciones más importantes en la actualidad.

Al seleccionar piedra para un proyecto de construcción, es crucial considerar factores como la durabilidad, el aspecto estético, la resistencia al clima y el coste. Siempre es recomendable obtener asesoramiento profesional, como el de MRS Constructores. También es importante también considerar el impacto ambiental de la extracción de la piedra y optar por opciones sostenibles cuando sea posible.

▶️ Descubre aquí los tipos de mortero más importantes en construcción