logo

BLOG

Definición de Dúplex y diferencia con Casa Adosada

escalera de un dúplex

En arquitectura, hay dos conceptos que muchos usuarios tienden a confundir, pese a lo diferentes que son entre sí. Estamos hablando de un dúplex y una casa adosada, dos viviendas diferenciadas pero que guardan algunas similitudes que hacen que muchos usuarios tengan dudas a la hora de elegir. Si estás buscando tu nueva vivienda, y no sabes cuál de los dos te interesa más, ¡sigue leyendo! Hoy vamos a profundizar en el concepto de dúplex, vamos a ver cuáles son todas sus características y, además, qué hace que sea diferente a una casa adosada.

Qué es un dúplex

Comencemos, cómo no, con la pregunta más básica: ¿de qué hablamos cuando hacemos referencia a un dúplex? Un dúplex es un tipo de vivienda que tiene dos espacios (cada uno puede estar dividido en estancias más pequeñas) bien separados entre sí, puesto que una suele encontrarse encima de la otra. Es más, ambos espacios tienen entradas diferentes.

En cuanto al diseño, hablamos de una terminología algo compleja, puesto que hay diferencias entorno a lo que se entiende por dúplex. Si bien es cierto que se suele hablar de dos pisos de plantas distintas que se han unido por una escalera interior, en ocasiones también se usa este término para referirse a dos viviendas de un mismo bloque que están unidas, pero que cuentan con accesos independientes.

Diseño y Distribución Interior Típica de un Dúplex

Los dúplex suelen caracterizarse por tener dos niveles conectados por una escalera interna. El diseño comúnmente asigna las áreas sociales como la sala y la cocina en la planta baja, mientras que las habitaciones y áreas privadas se encuentran en la planta superior. Este diseño ofrece una separación clara entre espacios de convivencia y privacidad.

Características más importantes

Basándonos en la definición que acabamos de dar, podemos señalar las características diferenciadoras de un dúplex:

  1. En primer lugar, es necesario que cada una de las unidades del dúplex tenga su propia entrada. De esta manera, lo que se consigue es que los residentes, en caso de no ser pertenecientes a la misma familia, sientan esa intimidad y esa privacidad.
  2. La conexión que debe haber entre los espacios puede ser tanto interna como interna, pero debe haber sí o sí conexión.
  3. El diseño, la distribución, puede cambiar: no importa si es vertical u horizontal, lo importante es que haya una conexión.
  4. Por último, es importante señalar que el diseño en sí depende mucho del constructor o de quien realice la reforma. Y que si bien es cierto que hay dúplex que pueden tener áreas comunes compartidas, hay otros que pueden no tenerlo.

Ventajas

El optar por una vivienda como esta tiene sus ventajas. Y es que siempre se tiene cierta privacidad, puesto que se disponen de áreas privadas. Y, por supuesto, en caso de que seas tú quien adquiera las dos partes del dúplex, tendrás una cantidad de espacio mucho mayor que si hubieras apostado por una vivienda tradicional.

En caso de que estés compartiendo dúplex, verás que la mayor ventaja es el precio. Porque puede que el alquiler o la compra sea mucho más asequible. ¿Y si lo que quieres es vender? ¡Te resultará mucho más ventajoso a nivel económico! Porque estarás diviendo en dos los beneficios, y tendrás así muchos más.

A esto hay que añadirle las increíbles ventajas en cuanto a diseño de interior que traen consigo los dúplex, que ofrecen una versatilidad mucho mayor que otras viviendas.

Desventajas

Cómo no, todas las elecciones que tomamos tienen tanto una parte positiva como una negativa, y los dúplex también pueden traer consigo ciertas desventajas. Por ejemplo, puede que nos encontremos con un espacio más pequeño que si lo comparamos con otro tipo de casas unifamiliares. O que esta conexión entre las unidades del dúplex conlleve una mayor transferencia de ruido entre vecinos. Dependiendo de quienes sean tus vecinos, esto podría acabar por suponer un grave inconveniente en tu día a día.

No solo eso, sino que puede que compartáis fachada o jardines y, en ese caso, tu capacidad de decisión sobre estos sea mucho menor. Tendrás que acordar con la unidad familiar con la que convivas los pormenores de ese diseño, y eso puede acabar por ser un problema.

Diferencia entre dúplex y casa adosada

Como hemos señalado al principio, los términos dúplex y casa adosada se suelen confundir entre sí en ocasiones. No obstante, hay una diferencia radical de diseño entre ellos. Y es que mientras que el dúplex está dividido en dos unidades, que pueden no ser de la misma persona, en la casa adosada sí que hablamos de una vivienda que pertenece a la misma familia.

No solo eso, sino que el dúplex puede encontrarse dentro de un edificio, mientras que la casa adosada siempre será individual, pese a conectarse a las casas vecinas.

Tanto las casas adosadas como los dúplex son una buena alternativa, pero hay que tener en cuenta siempre las diferencias que hay entre uno y otro. Ya no solo a nivel de arquitectura, sino también por la localización (que suele ser mejor en el caso de los dúplex) y el precio. Y, por supuesto, por el espacio que puedas tener disponible para crear tu hogar.

Tendencias Futuras en el Diseño de Dúplex

En el futuro, se espera que los dúplex incorporen diseños más sostenibles y tecnología inteligente. La adaptabilidad de los espacios para satisfacer diversas necesidades familiares y de estilo de vida será un enfoque clave, junto con el aumento de la eficiencia energética y la integración de elementos de diseño ecológico.

▶️ ¿Qué es un loft?