logo

BLOG

Poliuretano. Qué es y relevancia en la industria

operario utilizando una pistola de poliuretano

El poliuretano es un material versátil y muy utilizado en diferentes industrias, todo debido a que tiene propiedades que son consideradas únicas. Especialmente, porque es capaz de adaptarse a diferentes situaciones y permite usarse en aplicaciones muy dispares entre sí. Si aún no lo conocías, pese a que lo uses a diario, en este post vas a descubrir qué es, los diferentes tipos que hay y todas las propiedades que trae consigo. Sigue leyendo, ¡porque te va a resultar muy interesante! 

Qué es el poliuretano 

Lo primero que debes saber sobre el poliuretano es que es un polímero que se crea mediante una reacción química entre polialcoholes y poliisocianatos. Los polímeros son unas pequeñas moléculas que se conectan entre sí con gran fuerza, y que proporciona a este material una estabilidad muy alta. Al combinarse estos polialcoholes y estos polisocianatos, lo que se consigue es un material que es altamente flexible y, a la par, extremadamente resistente.  

Para aquellos que tengan interés por el apartado más químico, deben saber que la reacción se da entre el poliol (que es alcohol polihídrico) con un disocianato o un isocianato polimérico. La forma final de este poliuretano depende en buena medida de los diferentes polioles que se hayan usado, así como de los isocianatos. De esta manera, se puede encontrar en formas diversas: desde espumas ligeras hasta recubrimientos muy duraderos. Es su versatilidad lo que lo convierte en una alternativa tan atractiva para la industria, y lo que le ha granjeado la fama que tiene ahora mismo. 

Tipos de poliuretano 

Como ya hemos señalado, el poliuretano se puede presentar en diferentes formas y tipos. Cada uno de ellos suele estar pensado para cumplir con unos requisitos específicos, aplicados a industrias concretas.  

La forma más común es en una espuma, sea flexible o rígida, puesto que se puede encontrar de ambas maneras. Lo habitual es que la flexible se use en zapatos, neumáticos, coches e incluso otros tantos productos que requieren flexibilidad. En el caso de la espuma rígida, normalmente se suele utilizar en ámbitos de construcción. Y es que es un estupendo aislante, de ahí que se le saque tanto partido. 

Pero también se puede encontrar en otras formas, permitiendo así su uso como adhesivo, sellador e impermeabilizante. Sin duda, hablamos de un material que se granjeado la fama que tiene ahora mismo. 

Propiedades 

El poliuretano ofrece soluciones a una gran cantidad de problemáticas que podemos tener en nuestro día a día, dependiendo del ámbito en el que nos encontremos. Por ejemplo, en el sector de la ropa, es interesante porque aporta elasticidad y, por lo tanto comodidad. De ahí que se use en zapatillas de deporte, entre otras prendas del estilo. Por supuesto, en la industria es especialmente útil por el tema del aislamiento que ya hemos señalado. 

Todo esto se debe a que las propiedades del poliuretano son excepcionales, ya que no hay otro material capaz de ofrecer esa combinación única de resistencia mecánica, flexibilidad, durabilidad y, además, resistencia a la abrasión. Si a todo esto le sumamos la capacidad de adaptación que tiene a condiciones muy dispares, ¡podemos comprender por qué es tan aceptado y usado! 

Para que te puedas hacer una idea mucho más precisa, sus propiedades generales son: 

  • Flexibilidad. 
  • Una alta capacidad para alargarse en las situaciones propicias. 
  • Una resistencia muy alta tanto a la abrasión como al desgarro. 
  • Funciona muy bien como aislante tanto térmico como acústico. 
  • Es muy versátil, y se puede encontrar en formas dispares.  
  • Suelen ser materiales termoestables, aunque en ocasiones se pueden hallar poliuretanos que sean termoplásticos. 
  • Son fáciles de utilizar. 
  • Son altamente duraderos en el tiempo. 
  • Tienden a tener una buena adherencia a otros materiales. 
  • Soportan temperaturas muy dispares y extremas, desde los – 200 ºC hasta los 100 ºC. 

Proceso de fabricación 

El proceso de fabricación de este material siempre incluye una reacción química que, conforme se va manipulando, permite que se formen diferentes variantes de poliuretano. Esta reacción debe darse entre un poliol y un isocioanato, pero admite variaciones, dependiendo del resultado que se busque en cada caso. 

Aplicaciones del poliuretano 

Como ya habrás podido imaginar, ¡son muchas las aplicaciones que tiene el poliuretano! Este es un fiel reflejo de su versatilidad. Vamos a mencionar las más conocidas, ¡aunque hay muchas más! 

  • Ropa: se usa para crear tanto prendas de vestir como zapatillas, especialmente cuando se busca una buena elasticidad. 
  • Electrodomésticos: aunque parezca curioso, cuando hablamos de poliuretano rígido en forma de espuma, ¡es un aislante perfecto! Y se usa tanto en frigoríficos como en congeladores para que puedas ahorrar energía al máximo. 
  • Vehículos: se usa siempre en vehículos, puesto que pesa poco y permite que estos consuman mucho menos combustible en el día a día. De ahí que lo puedas encontrar en los asientos, en las carrocerías, en las puertas… ¡E incluso en los propios neumáticos! 
  • Adhesivos: el poliuretano tiene un alto poder adhesivo, de ahí que se pueda encontrar en este tipo de productos. Especialmente, cuando lo que se busca es aportar también una protección termohidrófuga a cualquier edificación. 
  • Pintura: otra de sus aplicaciones es en la pintura, las lacas o incluso los esmaltes para paredes. Y es que ofrecen una gran resistencia al calor, a los golpes y arañazos y, además, al agua. 

El poliuretano en la construcción 

Uno de los principales sectores en los que más se usa el poliuretano es en el ámbito de la construcción, de ahí que hayamos querido hablar de esto en un apartado aparte. 

  1. En primer lugar, se usa como un aislamiento tanto térmico como acústico. Esto garantiza que las edificaciones en las que se use sean mucho más eficientes a nivel energético, permitiéndonos así crear edificios más sostenibles. 
  2. A esto hay que añadirle que es resistente tanto a la humedad como al paso del tiempo. Eso hace que sea una opción perfecta para entornos que estén sometidos a condiciones de alta humedad, por ejemplo.  
  3. Se puede usar como sellador o adhesivo, con lo cual sus aplicaciones son muy amplias. 
  4. Y, por último, es innegable que también es muy usado en el ámbito de los revestimientos. Porque así puede proporcionar una capa protectora de gran resistencia, y proteger al máximo las edificaciones. 

Este material ha demostrado ser, a lo largo de todas sus aplicaciones, un material versátil y con una gran adaptabilidad, de ahí que lo veamos cada vez más presente en diferentes ámbitos. 

💡 ¿Qué son los pavimentos continuos?